Ariel Aqueveque Marín

todo en pocas palabras / Instagram: @arielaqueveque

Binario

Estaba el cero en nada
y llegó el uno eterno.
El cero no sabía que era cero,
hasta que llegó la luz.
De dos en dos en el arca
se juntaron varios, consecutivos
a buscar un sentido nuevo:
Hexagramas, cuentas y ábacos;
enramados en la mente
desde siempre en par.
Morse y pegaditos los bits,
obviedad de ying yang,
tejiendo mandalas universales,
urdiendo ideas eléctricas,
viajeras grillas del mundo.
Conectan lo único humano,
lo que nos define, creer
que una cosa no es la otra.
Crear el mundo, recordar
imaginar para adelante y atrás.
Crear el mundo, imaginar
recordar el principio y el final.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el septiembre 5, 2011 por en Poesía.
A %d blogueros les gusta esto: