Ariel Aqueveque Marín

todo en pocas palabras / Instagram: @arielaqueveque

Golpeando puertas

Aunque ahora estamos ausentes

La historia se queda estancada

En blanco y negro

Bajamos las cortinas en cero

La calle se hace estrecha

El muro que atropella

Apuro el galope con viento en contra

Marea la marea del tinto vino

Tinto vino vivo que moja la copa

Ajena tras la vidriera

El cielo se estrella contra el horizonte

Un recuerdo que se quiebra

corta, hiere, sangre roja

Enredadera de visiones lejanas

Que me alcanza, cansa, cansa

La carrera tan corta

Y tú, sólo un paréntesis

Una estación, lo que tarda una hoja

Seca, bailoteando, rumbo al suelo

Se la come la tierra que engendra

Ahí donde muere el sol

Enrojecido de furia por tener que partir

Se viene conmigo al otro lado

A dormir, errante, sin hambre,

Con arte y parte por parte

Secando la mañana de otro lugar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el septiembre 4, 2011 por en Poesía.
A %d blogueros les gusta esto: